Juega al poker en Azartia

viernes, 26 de agosto de 2016

Operación Transformer

Cuando volví de Bournemouth estaba un poco pasado de peso. Siempre he sido un chico delgado, de somatotipo ectomorfo, y llegué a estar algo gordo. Mido 1,85 y llegué a pesar 84kg. Fue una mala época y, especialmente el último mes o dos en Bournemouth, me abandoné mucho físicamente: dejé de salir a correr, y casi exclusivamente el único deporte que practicaba eran las pachangas de fútbol 7 (de portero) y, no menos importante, casi en cada comida me tragaba una bolsa de patatas fritas Walkers y una lata de Dr. Pepper. Estaba fofo, y después de unas vacaciones por el sur de España me propuse dejar de estarlo. No quería simplemente seguir una dieta pasajera, quería cambios sustanciales y permanentes. Me puse a investigar.



Endomorfo, el somatotipo del 80% de mis amigos :D


Lo que primero me sorprendió fue darme cuenta de cómo en todos los sitios de internet que consulté sobre fitness se hacía especial hincapié en la importancia de la nutrición. Así que empecé a investigar sobre el tema, y aprendí mucho, y, en el proceso, me di cuenta de cuántas creencias erróneas tenía, de cuan engañados nos tiene el establishment de la nutrición.

Desmonté unos cuantos mitos que había tomado como verdades absolutas durante toda mi vida, entre otros: que las grasas son malas y engordan y hay que evitarlas, que hay que tomar huevos y grasas saturadas con mucha moderación, que hay que hacer muchas comidas al día, que las pastas y cereales deben ser la base de la pirámide alimentaria, que el único factor que importa es el número de calorías que entran y salen, etc.


¡De 6 a 11 porciones al día de cereales, arroz y pasta! Esta barbarie es una pirámide alimenticia oficial. Luego nos preguntamos por qué hay tanto gordo suelto


Me puse manos a la obra, y lo primero que hice fue eliminar varios alimentos de mi dieta casi por completo: pan, pastas y cereales (excepción hecha de la avena y el arroz integral), y por supuesto azúcares. Sustituí todo el pan por frutos secos: fundamentalmente nueces, pistachos, avellanas y anacardos. Este cambio, por sí solo, debería ser suficiente para que el 80% de la población perdiese una cantidad de grasa importante. También hice algún cambio menor: eliminé el gluten, aumenté la ingesta de huevos, queso y otros productos grasos que creía demonizados, aumenté la ingesta de verduras de forma masiva (brócoli, copiosas ensaladas, pimientos fritos, puré de verduras) y sobre todo reduje el número de comidas basura/procesadas/con azúcar a la semana a casi cero. No era una dieta perfecta, pero era muchísimo más sana que la que había hecho hasta el momento.


Brócoli, el mejor alimento del mundo


En cuanto al ejercicio, también tenía unas cuantas creencias erróneas que desmonté, como que las pesas son para ponerte grande y que no sirven para adelgazar, o que la mejor forma de adelgazar es el cardio tradicional, es decir, lo que había estado haciendo hasta ese momento. Creé una pequeña rutina de ejercicios orientada a la ganancia de fuerza y pérdida de grasa (HIIT, fundamentalmente), que completaba un par de veces por semana; aparte, jugaba al tenis otras 2 veces por semana y 1-2 veces más al fútbol.


Hiit, el mejor ejercicio para adelgazar

Y con todo ello, conseguí adelgazar 8-9kg sin perder nada de músculo (o sea, todo grasa), e incluso con una cierta ganancia muscular. Y así llevo unos cuantos meses (ha pasado 1 año ya desde esos 84-85kg de peso), y me encuentro en un peso estable de 76-77kg. Conseguí el objetivo de dejar de estar gordo.


Ahora quiero ir un paso más allá, y me voy a proponer ganar algo de masa magra, llevando a cabo un plan de 3 meses basado en el blog que da título a esta entrada. Una de mis mejores fuentes de información sobre nutrición y fitness ha sido dicho blog: Operación Transformer, de la revista Quo. Es un blog que recomiendo encarecidamente a quien tenga interés en hacer algo de ejercicio y comer mejor, y que incluye un plan de entrenamiento y nutrición de 3 meses, separado por tres fases de un mes cada una: la primera de fuerza, la segunda de volumen y la tercera de definición. Es posible que alargue el mes de volumen, ya que tengo curiosidad por ver cómo reaccionará mi cuerpo al ejercicio de hipertrofia y la dieta hipercalórica; la idea es acabar pesando más de esos 76-77kg que peso ahora (cuánto, es difícil de determinar), pero sin ganar (o incluso perdiendo) grasa por el camino.


Operación Transformer

Lo único que queda por definir es la rutina de ejercicios, ya que no voy al gimnasio. Sé que es un lastre, pero no me gustan los gimnasios y prefiero hacer los ejercicios en mi casa o en la calle. Tengo un TRX, unas mancuernas y una barra de dominadas, evidentemente en un buen gimnasio tendría mejor material, pero creo que es suficiente para mis objetivos si los adapto bien, así que en la próxima entrada comentaré la rutina para el primer mes, que tendrá el objetivo de ganancia de fuerza.

3 comentarios:

Laureano Giménez Vega dijo...

Como va la operación transformer? tengo pensado iniciarla yo éste año!

Rami dijo...

Pues de momento estoy vago! jaja aquí en playa moverse cuesta mucho :D
aunque llevo ya alimentándome más o menos bien mucho tiempo y con eso ya tienes mucho ganado.

Habría que verte a ti haciendo dominadas! jajajaja

un abrazo!

Miguel aroca aguilera dijo...

Buenas que tal estas ,hace años que te sigo con los videos tuyos , se aprende y te meas de risa ,nada soy un frustrado de los naipes ,tendria que haber ,estudiado
autocontrol hombre de hielo .cero till, pero nunca es tarde, venga saludos y adelante con el blog.0